18.4.08

SUEÑOS-La máscara (23/11/2003)




Era un sueño....

y en mitad de un bosque de pinos de copas cortas se agrupaban unas cabañas
improvisadas pero viejas y por dentro de piedra,
dando el aspecto de una aldea,
que bien podría ser una aldea abandonada,
pero lo cierto es que muy concurrida.



Las casas se agrupaban,una junto a la otra, de forma lineal,como si ninguna quisiera mirar a la otra,como en fila india...

Llegaban las vacaciones
y llegué de forma más bien casual
a la desapercibida aldea.
Después de todo el gran recibimiento
y de asentarme en una de las cabañas,
no se porqué me tomé la libertad de franquear no,
más bien caminar a lo largo de la linea
dibujada por las casas.


Para mi sorpresa la última casa de la línea
estaba curvada,
queriendo ser la esquina notoria entre tanta exactitud.
No podía contenerlo,
sentía curiosidad por entrar.
Y por el aspecto no parecía que viviera nadie.

Sí,lo hicé,empujé la puerta de metal fino
y la poca luz que entraba me dejo ver
tan solo un profundo vacío
del que subían unas escaleras.


-Holaaa?? Hay alguién??


No hay respuesta ...
bajé las escaleras
y conforme mis ojos se acostumbraban a la oscuridad empecé a poder ver la casa,
que en si no era más que un sotano, oscuro y frío, con humedad en las paredes,
y un olor a piedra que hacía aun más frio al lugar.



-Que pocas cosas, no? Unas cajas viejas de madera,un cubo roto (posiblemente improvisado para alguna gotera) y unos trapos grises que en su dia debieron ser blancos...


Tropecé con mi ignorancia cuando vi una máscara que creí tronco,
la cogí y absorta por sus formas me la quise quedar.
Despues de todo..era lo más interesante del lugar.



Con la máscara bajo mi sudadera campera,
salí más rápido de lo que había ido al entrar
y con paso firme me encamine en linea recta,
como no, a mi cabaña.

Tenía que prepararme para la fiesta de la aldea
por la tarde en el claro del bosque
y después de guardar la mascará en mi baúl de viaje, tocaron a la puerta.


Eran las mujeres de las casas cercanas,
para ayudarme a vestirme
de la forma peculiar en la que ellos vestían.
Con vestidos largos pero cuellos escotados
que alternaban el blanco, el beis y un gris sucio
que adquiría matices negros con el ángulo de visión
y la luz.
Una forma peculiar de vestir,
en las condiciones en las que vivían.



Bajo el claro del bosque,
la fiesta dió su comienzo,
y la gente aunque distante compartía su alegre estado de animo.
Disfruté, pero me alegré de que solo fueran unas vacaciones,
una vez más,
yo no encajaba en la forma social en la que encajaba todo el mundo.
A mis ojos eran agradables locos,
y posiblemente eso era mismo yo para ellos.
Pero giré mi cabeza y dí a alguien con el pelo.



-Disculp..!

-No,no, disculpame a mi,por pasar tan cerca, es que no se ni donde miro



Y con un gesto de complicidad apoyo su mano en mi hombro,
en modo de disculpa.
Era agradable verle a él,
porque en un simple gesto rompía la frontera
que separaba el contacto mas allá de las palabras entre los habitantes del lugar.
Y era extraño,
porque tenía las manos muy frías,congeladas,
y siempre había preferido unas manos calientes en un hombre,
pero me gusta la gente que me hace pensar,
y recordé que mis manos también son de hielo...


El hielo de mi copa se acabó
y para salir del círculo de mujeres
al que yo también pertenecía en cuerpo pero no en mente,
me escapé con la escusa del hielo,
que aunque escusa era cierta.
Añadir "No me interesa lo que la amiga de tu cuñada le dijo al marido de tu vecina,
por eso me voy"
hubiese podido causar un revuelto innecesario,
y un disgusto para los corazones ciegos.


Con la copa en mano
fui directa a la mesa blanca del fondo,
la mas lejana, cerca de un barranco,
y entonces el cielo se mostró
llenando de fuego los angulos tocados por el sol.



-Es bonito verdad? Me dijo una voz por detrás

-Oh..eres tú..siento mucho lo de antes. Sí ^^ si que es bonito (sintiendome incapaz de decir cuan importante era para mi el cielo, me tenía que conformar con un "si que es bonito" sencillo por mi parte, como me pasa con muchas de las cosas que más me importan)


-Bonito es poco,verdad? Te lo veo en los ojos...Yo no tendría miedo a la eternidad si todos los atardeceres fuesen como estos....




Hablamos breve, pero de forma significativa,
por lo menos para mi,
porque todo lo que decía tenía sentido y me interesaba,
mi curiosa e inquieta cabeza
nisiquiera buscaba otros pensamientos superpuestos a la conversación.
De pronto se asustó por la hora y desapareció,
aturdido y desconcertado se marchó
a lo que el llamo "problemas de última hora"...


Aquella noche no pude dormir,
y aunque transcurría tranquila e inalterable,
la luna se rodeada por un halo blanco que inquietaba mi corazón.
Salí a pasear bajando por la linea de la que era tan dificil perderse,
y me asusté cuando vi una figura negra,
con un paso exasperante,
dirigiendose a la cabaña de la esquina.

Me escondí detrás de unos arbustos.
Era una figura alta, encorvada,tiritante...
y gruñía de forma ansiosa.
Si supiera que no es posible,
hasta diría que nisiquiera parecía de este planeta.
Como un gollum furioso que acabase de perder su anillo...

-Claro!! La mascará! Gritó la lógica en mi cabeza.

La extraña criatura se cansó de farfullar y buscar,
y se perdió entre las sombras que la luna
regalaba a la espesura del bosque.

Tras un tiempo prudente.me levante,
y aun con miedo caminé agachada hasta mi cabaña.
Fui a buscar el baúl,
la máscara tenía que estar en su sitio.
Sí,lo estaba.
Tenía que devolverla a su sitio,
era la única forma de ver de que se trataba,
y yo no podía irme de ahi sin saberlo.
Asi que hice eso mismo,
cogí la máscara,un farol y una manta
y la llevé a la cabaña de la esquina
a su sitio en la misma posición en la que la encontré.

Me escondí detrás de las viejas cajas de madera
y me tape con la sábana
para hacer mas llevadera la espera y el frío.

La noche se volvío más silenciosa, o mis oidos más sordos.

Y entre canto y canto de grillo mis ojos se hacían pesados.
Que hora debía ser??
Pero el día había sido largo y el viaje me pesaba ahora en sueño...

Debí dormirme,
porque recuerdo que soñaba en un sueño.

PUM!

Me desperté confusa,donde estaba?
Alce la mirada,
y ahi la vi,acababa de abrir la puerta,
la figura negra,distorsionada
por mis ojos cansados y llorosos de la poco energía recuperada.

Se me encogío el corazón mientras bajaba las escaleras,
y me paralicé,
lo cual es mejor que haber hecho ruido por nerviosismo.
Me dediqué abrir los ojos cuanto pudiera,
para no perder el detalle,
estaba amaneciendo pero la luz aun no era lo suficientemente clara como para traspasar l
a estrecha puerta de la cabaña,
y su única fuente de luz.

Llegó el último escalón
y la figura más que observar olía el lugar


-Aqui estás! Como es posible? Te necesito.


La figura encorvada se agacho haciendo casi una "o" con todo su cuerpo
para recoger la máscara.
Al agacharse el haz de luz
desde la puerta le alumbro la silueta.

Quedé petrificada,
sus desnudos brazos eran delgados y huesudos
y la piel colgaba pálida y grisienta.
Tenía heridas sin sangre,
como cicatrices que nunca se curan,
y al girar la cara,solo pude ver
que lo único hermoso de su cuerpo
era su pelo cayendo por su cara.

Se incorporó y se acercó la máscara a su cara y se fundio con su piel.
Brotó una luz de la nada
y la figura tomo forma,
y una forma que ya había visto antes.

No puede ser!

Él

El chico de la fiesta en realidad estaba muerto
y necesitaba la máscara para mantenerse y comunicarse...
y le eché de menos y me desperté

(23/11/2003)

1 comentario:

eges dijo...

Entré, leí, recordé y comprendí. No debería haber entrado.